El Blog Invitado. Sirena Rapsoda

Amigos EAP, El blog invitado

Hoy recibimos la visita de nuestra compañera Antinomia de Sirena Rapsoda que nos manda un maravilloso relato con el que nos ayuda a llenar de contenido nuestra sección de ‘El Blog invitado’, creada especialmente para mostrar vuestras contribuciones.

No queremos restarle protagonismo a su magnífica aportación… y por ello, solamente le damos las gracias una vez más por colaborar con El Arca de Pin.

La Caja. Antinomia

Imagen propiedad de Antinomia.

La Caja 

La caja había sido, sin duda, el mayor aliciente.

Irrumpía en conjunción de pétalos, brisas y torrentes de alterada sangre, la estación del júbilo. La de los intrépidos, raudos, enamoradizos, creadores versátiles e irrefrenables fantasiosos que aúllan en los prados verdes embalsamados en el polen del entusiasmo y la vehemencia.

Para Nina el estallido de los sentidos llegó envuelto en una simple, a la par que misteriosa, caja de cartón.

Cuando la recibió, la colocó sobre su mesa y se quedó un largo rato contemplándola. Notaba la efervescencia interior del que está a punto de hallar un tesoro, esa excitación límbica del deseo, las armas adultas de la contención, la amalgama de intrigas e imprecisos pensamientos que diluviaban de su mente curiosa.

La diversión misma yacía en dilatar al máximo las sensaciones que el común objeto le suscitaba.

Cuando saboreó entero su propio holocausto de imaginarias e imaginativas pasiones y optó por abrir la caja con manos temblorosas, dio un paso a la transmutación del balance interior al contraste con una realidad más fascinante que toda cábala pretérita.

Había un manual de tiempo congelado, inéditas poesías, aroma al cuerpo amado, texturas que Nina evocaba, recovecos, dulzura, el azul de Paris, un símbolo concreto, páginas por descubrir, libros viejos, historia, palabras de otra lengua, la alianza de los que creen en algo, brillo, cercanía, calidez, una caricia para cada despertar venidero, el alivio de saberse querida, sorpresas, ilusión a raudales, ternura. La recompensa.

Exceptuando la huida de las flores, aquella mañana de Marzo y a través de una elemental caja de cartón, para Nina todo fue impregnado en Primaveras.

Antinomia, Sirena Rapsoda.

– El Arca de Pin –

El Arca de Pin (2016).

6 comments

Deja un comentario